Con la magia del 2×4

Fue una velada especial, con el cielo limpio y también con la adrenalina causada por el movimiento sísmico registrado anoche, el espectáculo de tango y milonga en el Anfiteatro Buenaventura Luna sacudió literalmente las emociones a jóvenes y adultos por igual. La propuesta de música ciudadana animada por Claudio Rojas y Patricia Vizcaíno, con la participación también de la Asociación de Milongueros de San Juan, fue entretenida y amena para los amantes del 2×4. Con su particular estilo desestructurado, la solista Patricia Vizcaíno brindó un show de canciones entrelazadas con historias y anécdotas contadas con humor a partir de experiencias personales. En el repertorio aparecieron piezas clásicas como “Como dos extraños” de Roberto “Polaco” Goyeneche; y “Ojalá que no puedas” de Cacho Castaña. Muy conversadora, Patricia decía: “Las mujeres aprendemos, si hay algo peor que puede haber, es una mujer despechada. Por eso busqué a una curandera y gasté tres sueldos, no para pedirle que se muera, sino para que no pueda”, en alusión a las traiciones de pareja, con la complicidad del público, se generaban situaciones jocosas. Por otro lado, apeló a la nostalgia con un vals “Pedacito de Cielo”, seguido por la milonga “Baldosa floja”. En el momento que agradecía a todos por haber sido invitada a cantar en el anfiteatro, exclamó: “Gracias por permitir volver a este escenario y recuperar lo perdido, no dejemos que el tango se muera”, entre aplausos, el público pedía una más y antes de interpretar “El bazar de los juguetes”, sucedió el fuerte temblor que asustó a los espectadores y ellos fueron quienes le advirtieron a la artista, que segundos después se dio cuenta de la situación.

Pero sin dejar que los nervios la dominen y se pierda control de la circunstancia ante la intranquilidad de la platea, la tanguera hizo un comentario irónico para romper el hielo: “Tranquilos que no se caerá ningún techo aquí, estamos en San Juan, no se acobarden. ¡Miren cómo hago temblar la tierra!”. Entre risas y bromas, apareció Claudio Rojas para apoyarla y luego de esa pausa, el show continuó sin inconvenientes. Al cierre de esta edición, las parejas de baile de la Asociación de Milongueros tenían sus cuadros coreográficos a punto y posteriormente, el escenario fue convertido en una gran pista en el que todos salieron a bailar para la milonga.

Fuente: DIARIO DE CUYO