El Organo

El órgano fue adquirido en el año 1967 a la firma Walcker en Ludwigsburg, Alemania, con todos los adelantos técnicos que significaban para la época. Con 44 registros, 3 manuales y una pedalera de 2 ocatavas y media, y 3.565 tubos, fue concebido para la práctica de ejecutantes avanzados y concertistas. La exquisita gama tonal es producida por tubos de madera que dan los sonidos graves y los más brillantes por los de cobre. Los tubos metálicos, excepto los de cobre, han sido construidos con aleación de estaño y plomo a fin de obtener el sonido brillante que distingue los órganos de concierto de los litúrgicos. Los tubos que producen los sonidos más graves son de madera en multiláminas compensadas.

Además presenta entre sus recursos técnicos, una memoria electrónica. Tanto los docentes como los alumnos de la cátedra de órgano de la Universidad Nacional de San Juan, así como prestigiosos organistas invitados de otros centros nacionales e internacionales, hacen uso permanente de este instrumento presentando, anualmente su ciclo de conciertos.